Gombe

Gombe en Rainfer

Gombe fue encontrado en un cubo de basura cuando aun era una cría. Se estima que nació en 1994.

Fue rescatado y criado a mano llegando a estar muy humanizado por lo que siempre ha tenido problemas de adaptación con individuos de su misma especie, a excepción de Sandy, la chimpancé con la que ha compartido su vida desde alrededor de los tres años.

Durante su vida ha pasado por diferentes zoológicos en los que nunca ha encontrado su hogar, debido a haber estado muy humanizado y fundamentalmente a una enfermedad neurológica que padece y que le hace sufrir ataques de epilepsia parciales en la mano derecha. Este problema ha sido un agravante para que los procesos de integración con otros chimpancés fallaran, puesto que sus reacciones eran incomprendidas por los demás. Por este motivo, y ante la imposibilidad de “servir como animal de exposición” llegó a Rainfer con su compañera inseparable Sandy, en 2007.

Gombe sufre movimientos incontrolados de su mano derecha, los cuales no comprende, lo que le produce enorme confusión y angustia.

Durante sus crisis agudas se encuentra desconcertado, llora y pide ayuda a sus compañeras de instalación. Sandy y Lulú le intentan calmar abrazándole a pesar de que no comprenden lo que le pasa. Desgraciadamente en esos momentos, los movimientos incontrolados de su mano hacen que las golpee involuntariamente mientras con el otro brazo intenta abrazarlas, por lo que ellas huyen desconcertadas y con miedo. Gambe, angustiado, trata de parar su mano auto-lesionándose y produciéndose graves heridas: se muerde la muñeca en un intento desesperado e inútil de controlarse.

Gracias a la ayuda de nuestros amigos de Mascoteros Solidarios y a la inestimable colaboración de personas particulares a través de donaciones, pudimos realizar a Gombe resonancias magnéticas cerebrales y otras pruebas necesarias, y así diagnosticar la rara enfermedad que sufre: Síndrome de la mano ajena.

Conocido el problema, podemos tratarle con la medicación precisa (antiepilépticos) para evitar que siga sufriendo.

Gombe es un macho sensible, muy querido en Rainfer por todos los que le conocemos. A pesar de su corpulencia y gran fuerza nos ha demostrado en numerosas ocasiones su gran corazón. Una anécdota particular es la sucedida durante su estancia en un zoológico cuando algún visitante le lanzó pollitos vivos. Gombe, al contrario de lo que se esperaba, los recogió uno por uno en sus grandes y fuertes manos con suma delicadeza y los puso a salvo.

En los chimpancés el dominante, que suele ser un macho, es el primero en comer. En Rainfer, siempre que su compañera Sandy está resfriada, la deja comer primero y la arropa por las noches con todas las mantas que tiene a su disposición quedándose él sin ninguna.

Apadrina a nuestro espectacular Gombe para ayudar en su cuidado y que podamos seguir proporcionándole la medicación diaria tan necesaria para su bienestar.

Apadrina a Gombe

 

 

 

Sandy

La curiosa Sandy en Rainfer

Sandy es una hembra cuyo año de nacimiento se estima que fue en 1991. Pertenecía a un fotógrafo que la usaba como reclamo turístico en las playas españolas.

Posteriormente fue cedida a un zoológico por el dueño, cuando tenía unos 3-4 años y ya comenzaba a no ser fácil de manejar y no le servía para su propósito. Fue en este zoológico donde convivió con Gombe desde entonces hasta que fueron trasladados a Rainfer en 2007 por los problemas que sufría su compañero. Su relación con él es de hermanos y siempre ha protegido y cuidado de él desde que eran pequeños.

Sandy presenta signos de haber sido humanizada aunque a pesar de ello, y gracias al trabajo en el Centro, hemos conseguido que se adapte bastante bien con otros chimpancés. Es tranquila, cariñosa y muy inteligente, además de ser una de las chimpancés más habilidosas de Rainfer.

Desde el momento que integramos a otra de nuestras chimpancés, Lulú, en su grupo, se alegró de tener la compañía de una hembra y las dos se hicieron buenas amigas. Fue uno de los momentos más tiernos vividos en Rainfer ya que ambas se abrazaron entre gritos de alegría en repetidas ocasiones y se espulgaron durante horas. ¡Parecía que las dos estuvieran deseando conocerse!

A Sandy le encanta utilizar la ropa que se le da rellena de paja y comida (como enriquecimiento) para vestirse, y lo hace siempre de formas distintas para lucirlas ante el personal del Centro. Adora ver revistas, se recrea en las imágenes y pasa las páginas con mucho cuidado.

Apadrina a la inteligente Sandy y ayúdanos a proporcionarle todos los cuidados y entretenimiento que necesita.

 

 

Apadrina a Sandy

 

 

 

 

Lulu

Se estima que Lulú nació en 1986. Procedente de un fotógrafo que la empleaba como reclamo turístico en las playas españolas, haciéndola fumar siendo un bebé. Terminó incautada por la autoridades y trasladada a un parque público-San Juan- en Telde (Canarias), donde estuvo encerrada en un recinto de hormigón y cristal durante 10 años. Lulú padeció depresión en este lugar al sufrir el estrés de los viandantes que le tiraban latas y cigarros encendidos por las noches, y la torturaban con sus gritos.

Al cabo de los años, incorporaron un macho joven, Lucas, que le ofreció algo de compañía, aunque el estrés en el parque no cesaba (conciertos nocturnos, visitas constantes del público, etc.) por lo que su depresión no mejoró y pasaba los horas con la mirada perdida.

En Junio de 2005 fue rescatada y llevada a Rainfer junto a su compañero Lucas. Pasó por el grupo de Judy anteriormente, donde hizo buenas migas con varios chimpancés. A pesar de eso, al ser un grupo grande y con muchos conflictos de dominancia en sus principios, ella no llegó a encajar nunca del todo ya que se mantenía siempre al margen. Por ese motivo, se la trasladó e integró en el grupo de Gombe, donde está más tranquila y donde se ha hecho muy amiga de Sandy. En el momento en el que se conocieron las dos, se abrazaron repetidas veces, gritando de ilusión, y se espulgaron durante horas.

Lulú es una de las chimpancé más pacíficas de Rainfer, cariñosa, dulce y atenta con el resto de sus compañeros y el personal del Centro. Adora estar en lo alto de la atalaya hasta que atardece y siempre es la última en entrar a dormir. Le encanta mirarse en los espejos y acicalarse el pelo.

Apadrina a Lulú y colabora para que esta entrañable chimpancé tenga la vida que se merece.

 

Apadrina a Lulu